sábado, 9 de octubre de 2010

Mcqueen por Sarah Burton - Un último homenaje a Lee

Tras la triste desaparición de Lee, todos esperabamos anhelantes para ver como resolvía Sarah Burton (colaboradora de Mcqueen durante 14 años y actual responsable de la casa) su primer desfile.

Bye, Bye Lee

No decepcionó a la crítica, se podía identificar en cada uno de los modelos las influencias del desaparecido maestro (patrones estructurados, estampados orgánicos, barroquismo,...), vamos, lo que todos esperábamos en un desfile de Mcqueen. Fueron únanimes las alabanzas, pero creo que éstas han sido un tanto desproporcionadas porque en realidad lo único que vemos es un homenaje póstumo al creador,  pero con un resultado frío. Trajes de perfecta factura pero demasiado dulcificados para ser fieles al espiritu de Lee.

Mcqueen no sólo era un traje perfectamente cortado (su paso por la sastrerías de Savile Row queda reflejado en cada una de sus creaciones), sino que lo más importante era la frescura que aportó al mundo de la moda con sus propuestas arriesgadas, puestas en escena excéntricas, siempre rodeadas por un toque teatral que Sarah no consigue reflejar en este desfile.

Con su intención de quitar dramatismo, al final, lo que consigue es desvirtuar la fisolosofía del desaparecido creador, con sus mundos imaginarios e inquietantes que nos brindaba una temporada tras otra, sorprendiéndonos siempre con sus propuestas. Ese imaginario surrealista no queda recogido en esta colección. Pasamos de una última colección inspirada en el barroquismo bizantino y estampados sacados de la tradición celta, a una colección con algunos modelos que parecían un atrezzo para vestir a las elfas de El señor de los anillos.





No quiero decir que la colección sea mala, tiene buenas piezas, pero carentes de alma. Alexander era todo un personaje, su carácter retraido, y sus demonios internos quedaban reflejados en sus creaciones, en cierta manera me recordaba un Francis Bacon del mundo de la moda. ¿A alguién se le ocurre que se pudiese seguir con la obra de Bacon desprendiéndole todo su angustioso mundo interior que quedaba reflejado en sus cuadros? Pues esto es lo que ha hecho Burton con el legado Mcqueen, pero seremos buenos y le daremos otra oportunidad.



video